Inseminación Artificial

La Inseminación Artificial es una de las técnicas usadas por la Medicina Reproductiva cuando existe un problema de fertilidad que consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar el potencial de los espermatozoides y las posibilidades de fecundación del óvulo.

De esta manera, se acorta la distancia que separa al espermatozoide del óvulo y facilitamos el encuentro entre ambos, aumentando las posibilidades de conseguir el tan deseado embarazo. A diferencia de la Fecundación in vitro, no es necesario la extracción previa de los óvulos de la mujer. Tras el diagnóstico inicial, se programa la estimulación ovárica y se realiza el control endometrial para determinar el momento idóneo para realizar la Inseminación Artificial.

Hay perfiles de pacientes que por edad, condiciones ginecológicas o alguna anomalía en el esperma de la pareja, no pueden realizarse una Inseminación Artificial y entonces deben recurrir a una Fecundación in vitro.

Vasectomía

La inseminación artificial puede utilizarse cuando el hombre se ha sometido a una vasectomía. En este caso el semen se obtiene por punción del *conducto deferente y, si se consigue una muestra suficiente, se prepara para la inseminación artificial. Sin embargo, estas muestras no suelen ser muy abundantes, por lo que es probable que finalmente se recomiende recurrir a la fecundación in vitro.
*Los conductos deferentes constituyen parte de la anatomía masculina de algunas especies, incluyendo la humana. Son un par de tubos musculares rodeados de músculo liso, cada uno de 35 a 45 cm aproximadamente, que conectan el epidídimo con los conductos eyaculatorios intermediando el recorrido del semen entre estos.

Pasos para el procedimiento

1. Control y estimulación de los ovarios

Se estimulan los ovarios a través de la administración de hormonas (folículo estimulante FSH y, en algunos casos, luteoestimulante LH) y se controla el desarrollo del ciclo mediante ecografías hasta comprobar que el número y tamaño de los folículos es el adecuado (sólo es necesario un folículo para esta técnica). Es entonces cuando mediante la administración de otra hormona que imita la LH, (que es la hormona) la que naturalmente provoca la ovulación, (LH u hormona luteoestimulante) se provoca la liberación del óvulo.

2. Preparación de la muestra de semen

El mismo día de la inseminación, el hombre entrega la muestra de semen al laboratorio. La muestra se trata para separar los espermatozoides móviles del resto. Tras este proceso se obtiene una concentración de espermatozoides móviles (varios millones) suficientes para realizar la inseminación.

3. Inseminación

El día de la ovulación se carga la muestra de espermatozoides en una fina cánula y se introduce en el útero para inyectarlos. Es un proceso sencillo, indoloro y muy similar al de cualquier revisión ginecológica.

Tests y Medicación

Este tratamiento médico requiere de varios tests previos antes de empezar con el procedimiento. Los test son diferentes para cada persona en función de su historial clínico.
En tu primera visita con INTERFIV nuestros médicos te indicaran la dosis que necesitas, según tu caso.

Viajes y estancia

En INTERFIV, puedes empezar tu tratamiento de inmediato, y desde que lo inicias hasta que lo acabas, suele pasar alrededor de un mes.
Conscientes de que los desplazamientos suponen un importante coste añadido, en INTERFIV hacemos todo lo posible para reducirlos al mínimo imprescindible.

La mejor Tecnología Europea en Interfiv

InterFiv cuenta con los últimos avances tecnológicos en procesos de fecundación invitro y técnicas reproductivas. Toda nuestra maquinaria ha sido fabricada y comprada en compañías Europeas con más de 30 años de experiencia. Nuestras instalaciones cuentan con certificados de calidad, garantizando así la máxima eficacia y salud durante los procesos médicos.

ver sobre nosotros
  • img
  • img
  • img
  • img